Artículo sobre «La Doncella De Las Glicinas» por Miguel Pérez Valiente

“Fuji musumè” (藤娘)

“La doncella de las glicinas”

 
FUJI MUSUMÈ (藤娘) o “LA DONCELLA DE LAS GLICINAS”

Música Nagauta de Kineya Rokusaburo IV.

Libreto de Katsui Genpachi

Fuji (glicina o wisteria) y musumè (doncella). “La doncella de las glicinas” es una famosa danza clásica del teatro kabuki.

 La obra es interpretada por  un onnagata u oyama, es decir, un actor varón  especializado en representar roles femeninos. En  los vídeos cuyos enlaces  se adjunta el actor es el  famosísimo Bandō Tamasaburō V (五代目 坂東 玉  三郎), considerado, en la actualidad, como uno de  los mejores actores de  Japón.

RESUMEN

La sala permanece en total oscuridad incluso después de levantarse el telón. Los músicos y cantantes interpretan la primera estrofa de la pieza. A la señal del sonido de madera del “Ki” las luces se encienden bruscamente. (En este momento comienza el vídeo parte 1). De pronto, el escenario resplandece lleno de luz y en el centro del espacio escénico podemos ver el espíritu de la glicina encarnado en la forma de una joven doncella frente a un gigantesco pino cuyas ramas se hallan completamente cubiertas de glicinas en flor.

 En la segunda parte (vídeo parte 2) se interpreta la pieza llamada “Fuji ondo” un añadido de 1937 basado en una canción y danza popular que fue compuesto siguiendo los patrones de la música naugata. La doncella interpretará esta pieza dos veces. La segunda de ellas en leve estado de embriaguez tras haber bebido una taza de sake. Esta segunda ejecución que comienza con el texto: “Fuji no hanabusa iroyokunagaku” es uno de los momentos culminantes de la obra. 

ESTRENO
El famoso onnagata Seki Sanjûrô II (1786 – 1839) en el noveno mes lunar (septiembre) de 1826 antes de volver a su tierra natal en Kamigata, -nombre que recibía la zona de Ôsaka-Kyôto-Kôbe-Nara-, después dediecinueve temporadas consecutivas en Edo (Tokio) decidió ofrecer la tradicional función de despedida (onagori kyôgen) en el Teatro Nakamura-za. Para esta ocasión, entre otras obras, se representó la pieza “Ōtsu-é de las despedidas de eterno retorno” dentro de la cual estaba “La doncella de las glicinas”.
<br>
ICONOGRAFÍA Y ESTRUCTURA ORIGINAL
La iconografía de “La joven de las glicinas” es originaria de la ciudad de Ōtsu en la costa del lago Biwa. Ese lugar era famoso por las pinturas artesanales que realizaban los artistas locales. Estas pinturas llamadasŌtsu-e” eran vendidas como recuerdos bastante económicos a los turistas que visitaban la zona del lago. Una de los motivos iconográficos más repetidos en esta artesanía era el de una joven junto a una glicina en flor, aunque también se representaban otros personajes que generalmente compartían la característica de la ingenuidad.Originalmente la pieza de danza “La doncella de las glicinas”, representaba a la joven pintada encarnándose y escapando de la obra pictórica.“La doncella de las glicinas” se compuso originalmente como una de las cinco piezas que componían el “hengemono“ -danza en la que se suceden varios personajes son representados por un mismo ejecutante- titulado “Kaesu gaesu onagori Ōtsu-é (Ōtsu-é de las despedidas de eterno retorno). Las cinco danzas, ejecutadas por un mismo bailarín, se presentaban, una tras otra, en una rápida secuencia, de forma que propiciaban  una llamativa sucesión de cambios de vestuario, peluca y maquillaje y permitían al Intérprete demostrar su versatilidad artística. Para resaltar este virtuosismo interpretativo cada personaje representado contrastaba, en características tales como la edad, la condición social,  la profesión, etc., con los otros personajes que componían el conjunto.
Los cinco personajes de este hengemono fueron: La doncella de las glicinas, un masajista ciego, el dios Tenjin, un lacayo y un barquero.
Como hemos dicho anteriormente,todos estos personajes pertenecían a la iconografía habitual de la pintura artesanal de la zona de Ōtsu. Aunque no se sabe con exactitud cuál fue la iconografía original del hengomono se piensa que podría haber consistido en cinco paneles representando las cinco pinturas Ōtsu-é cuyos personajes cobrarían vida cuando el bailarín saliera de cada panel para bailar.
Originalmente “La doncella de las glicinas” estaba integrada por las partes habituales para este tipo de danzas cortas: Danza de introducción (de), sección narrativa (monogatari), súplica (kudoki), final rítmico (odriji) y final último o dispersión (chirashi).
EVOLUCIÓN
En la actualidad dos de las cinco piezas que componían el conjunto, el masajista ciego, representado bajo el título “Zatô” y el lacayo, que se interpreta en la danza independiente llamada“Sekisan Yakko” (El lacayo de Sekisan), se representan ocasionalmente, pero es “Fuji musumè” (La doncella de las glicinas) la pieza que, verdaderamente, se ha consolidado como una obra imprescindible dentro del repertorio kabuki actual.En 1854 el actor Nakamura Nakazo III (1809 – 1886) añadió, después de la sección desúplica una pequeña canción popular de barqueros llamada “Itako Dejima”. A partir de este momento y hasta 1937 este añadido se solía incluir en las representaciones.Sin embargo, en este año de 1937 el coreógrafo de kabuki Kanjûrô Fujima VI, nombrado en 1960 “Ningen Kokuhô” (Tesoro nacional viviente) y el actor Kikugorô Onoe VI (1885-1949), conocido como “el dios de la danza”  cambiaron completamente la puesta en escena así como la técnica dramática de la obra.
Kikugorô cambió la escenografía tradicional por la deslumbrante propuesta actual en la que aparece un gran pino por cuyo robusto tronco ha trepado la glicina cuyos racimos de flores púrpura cuelgan profusamente desde la inmensa copa del árbol. Las enormes dimensiones del árbol ayudaban a crear la ilusión de que Kikugorô, que en realidad era un hombre bastante robusto, pareciese, en efecto, una jovencilla frágil y encantadora.También se sustituyó la canción añadida en 1854, “Itako Dejima”, por una pieza conocida como “Fuji Ondo” (Danza de la glicina) basada en una canción y danza populares. Esta pieza, que expresa los sentimientos más maduros que corresponden a una mujer más experimentada, es ejecutada dos veces.
En la segunda ocasión la doncella sufre un leve estado de embriaguez ya que el personaje, durante la primera interpretación de la danza, ha tomado una taza de sakeEl desafío de esta escena para el bailarín es doble, por un lado de carácter estético, ya que debe mostrar la ligera  ebriedad sin que asomen signos de vulgaridad y, por otro lado, hay un desafío técnico ya que los movimientos deben ser realizados de una forma que parezca que el ejecutante está desacompasado, pero sin estarlo realmente.
Para que el comienzo resultase más impactante Kikugorô no entraba en escena a través del tradicional hanamichi  -literalmente “sendero de las flores”-, es decir, la pasarela perpendicular al escenario, por la que hacen su entrada y salida los actores. Un elemento que se sitúa en el lado izquierdo del teatro y que conecta el fondo del teatro con el escenario atravesando el patio de butacas.
Lo que ideó Kikugorô fue que el bailarín ya estuviese en escena al comenzar obra. Los primeros acordes de la partitura se ejecutan estando la sala en completa oscuridad pero justo en el momento en que el actor va a comenzar su danza las luces son encendidas con total intensidad. Se pretende que el público se sienta abrumado ante los gigantescos elementos escenográficos y la belleza del personaje.
Kikugorô también introdujo una serie de cambios rápidos de vestuario (hasta cuatro) que realiza el ejecutante tras el ancho tronco del pino. A veces el cambio simplemente consiste en el hadanugi, es decir, bajar la parte superior del kimono dejando a la vista los hombros cubiertos de la  prenda interior de un color que contraste con la prenda recién retirada.También el sentido del personaje cambió, ya que a partir de estas modificaciones escénicas, la joven paso de ser vista como el retrato que escapaba del cuadro a la encarnación del espíritu dela glicina.Estas adaptaciones en la coreografía, la escenografía y la interpretación, además de los añadidos de los que ya hemos hablado, ayudaron a consolidar en el repertorio esta obra que,hasta nuestros días, es considerada como una de las danzas más populares y famosas del teatro kabuki.DESCRIPCIÓN DE LA ICONOGRAFÍA ACTUAL1	Nuri-gasa2	Fujinohana-no-birabira-kanzashi3	Fujinohana-no-eda-no-mochimono4	Obi5	Furisode6	Koshi-obi7	Furisode-no-suso8	Shitagi-no-sode9	Shitagi-no-suso

1 Nuri-gasa 2  Fujinohana-no-birabira-kanzashi
3 Fujinohana-no-eda-no-mochimono 4 Obi
5 Furisode 6 Koshi-obi 7 Furisode-no-suso
8 Shitagi-no-sode 9 Shitagi-no-suso

La obra representa al espíritu de la glicina como si fuera una sofisticada joven ataviada con un extravagante kimono de larguísimas mangas, conocido como nagasode y una ancha faja, obi, estampados con temas que evocan a la glicina. La muchacha también porta un sombrero negro lacado hecho de bambú. Al comenzar la obra la joven porta una rama de glicina de cuyo extremo cuelgan racimos de flores púrpura. En el antiguo y aristocrático teatro Noh los personajes que portan una rama suelen estar trastornados, generalmente debido a la pérdida de un niño, sin embargo,en esta interpretación más moderna se sugiere que la causa de la aflicción dela joven tiene que ver con decepciones sentimentales.

La caracterización del actor se completa con la peluca y el maquillaje convencional usado en el teatro kabuki,“keshō”, con una gruesa base blanca hecha con polvo de arroz.

LA MÚSICA Y EL SIMBOLISMO DEL TEXTO

La composición que acompaña a la danza se conoce como “naugata” literalmente “canción larga” cuyo complejo texto sirve para crear una serie de imágenes simbólicas muy sugestivas.

El golpeteo de los tambores es una convención del kabuki que representa el sonido del agua. Es muy apropiado en esta obra ya que, como hemos dicho, la escena se localiza junto a un lago.

La acción ocurre en los últimos días de la primavera cuando apenas podemos sentir ni una ligera brisa. Se nos   dice que este año las glicinas han vuelto a florecer como lo llevan haciendo desde tiempo inmemorial.

El texto es un entramado de alusiones, referencias esotéricas y juegos de palabras que hacen que su comprensión inmediata sea virtualmente imposible incluso para los más ilustrados.

Por otro lado, el texto apila significado sobre significado como, por ejemplo, cuando se hace mención a “Las ocho vistas panorámicas de Ōmi” “Ōmi Hakkei”, una serie de vistas panorámicas de la provincia de Ōmi en la actual prefectura de Shiga. Las ocho vistas, localizadas en el extremo sur del Lago Biwa fueron elegidas en 1500 por un noble de la corte y poeta, Konoe Masaie (1444 – 1505).  Esas “Ocho vistas” son nombradas en el naugata de una forma que, para el observador entrenado en teatro clásico japonés, cada mención provocará una emoción determinada. Por ejemplo, “La luna de otoño en Ishiyama” o “Lluvia nocturna en Karasaki”.

Pero muchos de los nombres van, además, asociados a otros significados como “Ishiyama”, literalmente “Montaña rocosa” evocando la firmeza de un voto de amor.

Debido al hecho de que el significado se mantiene reservado los patrones del movimiento “furi” del bailarín son menos realistas que en otras obras danzas de temática más evidente.

Simbólica es también la cercanía entre la glicina y el pino sobre el que ésta trepa que da lugar a referencias de carácter sensual. La imagen de la glicina enroscada en el tronco del pino evoca el abrazo de dos amantes durmiendo juntos.

La danza progresa a través de varias secciones, diferenciadas por los cambios en el tono y en el ritmo de la música, en las que el bailarín representa estados emocionales contrastados, desde el júbilo de la muchacha enamorada a la angustia de los celos y la traición.  Después de un rápido cambio de vestuario, el bailarín vuelve a la escena representando a dos amantes discutiendo y luego haciendo las paces con una taza desake. Como comentábamos más arriba la coreografía en esta parte incluye la famosa secuencia en la que los mismos movimientos son ejecutados dos veces, la primera vez en estado sobrio y la segunda vez algo achispada por el alcohol.

 LAS OCHO VISTAS PANORÁMICAS DE ŌMI “ŌMI HAKKEI”

Todas estas vistas panorámicas están situadas en el extremo sur del lago Biwa.
No existe un orden prefijado para enumerarlas.

Aquí las vamos a enumerar formando un círculo que comienza por el lado este.

1)     La vuelta de los botes pesqueros a Yabase (矢橋の帰帆):

Yabase es un viejo puerto al este del lago. Al encontrarse cerca de la antigua región deTōkaidō se utilizaba como atajo por barco hasta Ōtsu. En la era Meji incluso hubo ferries de vapor cubriendo el trayecto hasta la aparición del ferrocarril.

2)     El resplandor de la puesta del sol en el río Seta (瀬田)の夕照):

El largo puente que cruzaba el río Seta era usado por la población de la región deTōkaidō. Hoy en día el puente ha sido sustituido por una puente de cemento imitando el estilo clásico chino por el que todavía es muy agradable el paseo. Detrás se encuentra el pequeño monte de Omi, el Mikamiyama, que aunque tiene una altitud de sólo 400m. es bien visible desde el puente.

3)     La luna de otoño en el templo de Ishiyama (石山の秋月):

El Ishiyamadera fue construido en una ladera junto al río Seta. Debe su nombre a las extrañas formaciones rocosas sobre las que se encuentra. Además está sostenido parcialmente sobre vigas. Un templete en la parte superior del lugar permite una bonita vista del lago y dela luna.

4)     La fresca brisa de Awaji (粟津の晴嵐):

Awaji es bien conocida por su bosque de pinos llamado Awaji-ga-hara. En pinturas antiguas se puede observar la presencia del castillo de Zeze que se rindió en época Meijicuando fue desmantelado.

5)     El sonido de la campana del templo Mii alatardecer (三井晩鐘):

El Mii-dera fue construido en el siglo VIII. Su famosa campana es una de “Las tres campanas de Japón”, las otras dos están en Byoodo-in (Uji), y en el Jingoji (Kyoto).

6)     La lluvia nocturna en Karasaki (唐崎の夜雨):

El santuario de Karasaki está situado en un pequeño cabo en donde se alza un único gran pino, un hitsu-matsu. El pino ha sido sustituido varias veces en la era Hiroshige.

7)     Los gansos salvajes retornando a casa en Katata (堅田の落雁):

Desafortunadamente no siempre se puede ver a los gansos salvajes. Sin embargo, enKatata hay un pequeño templo llamado Ukimido (Ukiyo-e + Midō literalmente “Templo flotante”), con un diseño tradicional cuadrado llamado hōkyō, cuya visión es muy agradable.

8)     La nieve fría nieve nocturna de lasmontañas de Hira (比良の暮雪):

En la parte oeste del lago se encuentran las montañas de Hira. El invierno es duro en esta zona porque el monzón arrastra mucha nieve desde el continente.

TEXTO EN JAPONÉS Y EN JAPONÉS ROMANIZADO

INTRODUCCIÓN CON LA LUZ APAGADA

若紫に十返りの

Waka-muraski ni Tokaeri no

花を現す松の藤波

Hana wo Arawasu Matsu no Fuji-nami

EN ESTE MOMENTO SE ENCIENDE LA LUZ Y COMIENZO DEL PRIMER VÍDEO:

人目堰き笠塗笠しゃんと

Hitome Seki-gasa Nuri-gasa shan to

振り掲げたる一枝は

Furi Kakagetaru Hitoe wa

紫深き水道の水に

Murasaki Fukaki Suidou no Mizi ni

染めて嬉しき由縁の色の

Somete Ureshiki Yukari no Irono

愛しと書いて藤の花

Itoshi to kaite Fuji no Hana

エエしょんがいな

E-e shon gai na

裾もほらほらしどけなく

Suso mo Hora hora Shidokenaku

男心の憎いのは

Otoko-gokoro no nikui no wa

外の女子に神かけて

Hoka no Onago ni Kami kake te

粟津と三井の予言も

Awaji to Mii no Kanegoto mo

堅い誓いの石山に

Katai Chikai no Ishi-yama ni

身は空蝉の唐崎や

Mi wa Utsusemi no Karasaki ya

待つ夜を他所に比良の雪

Matsu yo wo Yoso ni Hira no Yuki

解けて逢瀬のあた妬ましい

Toke te Ouse no ata Netamashii

ようもの瀬田にわしゃ乗せられて

You mo no Seta ni Washa Nose rare te

文も堅田の片便り

Fumi mo Katada no Katadayori

心矢橋のかこち言

Kokoro Yabase no Kakochi goto

藤の花房色よく長く

Fuji no Hanabusa Iro yoku Nagaku

可愛がろとて酒買うて飲ませたら

Kawaii garo to te Sake kau te Nomase tara

うちの男松に絡んで締めて

Uchi no Omatsu ni Karan de Shime te

EN ESTE PUNTO EMPIEZA EL SEGUNDO VÍDEO

てもさても十返りという名の憎や

Te mo sate mo Tokaeri to iuna no Niku ya

帰るというは忌み言葉

Kaeru to iu wa Imi Kotoba

花もの言わぬためしでも

Hana mo no Iwa nu Tameshi demo

知らぬ素振りは奈良の京

Shira nu Soburi wa Nara no Kyou

杉にすがるも好きずき

Sugi ni sugaru mo Suki zuki

松にまとうも好きずき

Matsu ni matou mo Suki zuki

好いて好かれて離れぬ仲は常磐木に

Sui te Sukare te Hanare nu Naka wa Tokiwagi ni

たちも帰らで 君と我とか

Tachi mo Kaera de Kimi to ware to ka

オオ嬉し オオ嬉し

Ooureshi Ooureshi

松を植よなら有馬の里へ植えさんせ

Matsu wo Uyo nara Arima no Sato e Ue san se

いつまでも 変わらぬ契り

Itsuma de mo Kawara nu Chigiri

かいどり褄で よれつもつれつ

Kai dori Tsuma de Yore-tsu Mo-tsu Re-tsu

まだ寝が足らぬ

Mada Nega Tara nu

宵寝枕のまだ寝が足らぬ

Yoine Makura no Mada Nega Tara nu

藤に巻かれて寝とござる

Fuji ni Makare te Ne to gozaru

アァなんとしょうか

Aa Nan to Shou ka

どうしょうかいな

Doushou kai na

空もかすみの夕照りに

Sora mo kasumi no Yuuderi ni

名残惜しみて帰る雁がね

Nagorioshi mi te Kaeru Kariga ne

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s